Miles de indígenas de Sudamérica protestaron en conmemoración de llegada de los españoles a América en 1492.

Indígenas de Chile y Colombia exigieron este lunes la reivindicación de su derecho ancestral y el fin de la violencia, mientras mujeres bolivianas tomaron por asalto una estatua de Isabel la Católica, que financió la expedición de Cristóbal Colón en 1492.

Las activistas colocaron un sombrero típico sobre la cabeza de la reina de Castilla y un colorido aguayo, manta de lana tradicional con la que las mujeres andinas o cholas cargan a sus bebés en la espalda.

Las manifestantes colocaron un cartel que decía «Plaza Chola Globalizada» para protestar la supuesta imposición de «estándares de belleza europeos», explicaron las participantes.

En Santiago, cientos de personas se unieron al pueblo Mapuche, en una manifestación que derivó en enfrentamientos con la policía y dejó 14 detenciones. Con ropas e instrumentos musicales tradicionales decenas de representantes indígenas marcharon hacia Plaza Italia, epicentro de las protestas que han sacudidos desde el año pasado a la capital chilena.

«El 12 de octubre es una fecha nefasta para los pueblos, para las primeras naciones de América, puesto que comienza el genocidio, la explotación, el despojo, la esclavitud», dijo a la prensa local Jorge Huenchullán, werkén (portavoz) de la Comunidad Mapuche Autónoma de Temucuicui, ubicada en la región de La Araucanía (sur).

Los indígenas llenaron de color la primavera austral, que recibió la protesta con un sol radiante. Sin embargo, se ensombreció por disturbios iniciados por encapuchados que incendiaron paraderos del transporte público, destruyeron señales y lanzaron piedras a las fuerzas antidisturbios, que respondieron con gases lacrimógenos y carros lanza-agua.

Miles de personas indígenas colombianas se desplazaron desde diferentes regiones hasta la ciudad de Cali, en el Valle del Cauca, para exigir que terminen las masacres en sus territorios, donde hay grandes extensiones de plantíos de coca.

Los manifestantes se reunieron con una delegación encabezada por la ministra del Interior, sin llegar a un consenso.

Tras el encuentro, el consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca, Ferley Quintero, advirtió que la respuesta del Gobierno «no fue satisfactoria».

Y agregó: «Nos levantamos de la mesa, pero no renunciamos al diálogo».

Por su parte, Presidencia indicó en un comunicado que seguirá «buscando establecer rutas de trabajo para atender inquietudes» de las personas manifestantes, que incluyen a agricultores y afrodescendientes.

En Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó la conmemoración como día de la raza:

«No es día de la raza, no es el día de la hispanidad, no es día del encuentro de culturas, es el día de la resistencia de la dignidad de los pueblos indígenas por el derecho a la vida», afirmó.

Y sostuvo que «algún día el rey de España tendrá que pedir perdón por los crímenes y masacres que cometió el imperio español en estas tierras»-

Maduro anuncio que decidió iniciar de manera progresiva un proceso para descolonizar y reivindicar todos los espacios públicos que llevan nombres de conquistadores.

Al efecto indicó que la Autopista Francisco Fajardo, que recorre Caracas, la capital venezolana, pasa a ser llamada Cacique Guaicaipuro, como parte del plan de reivindicación histórica de los espacios públicos.

Impactos: 0

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.