Messi fue suspendido dos partidos por la agresión a un rival en la final de la Supercopa de España.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) sancionó con dos partidos de suspensión a Lionel Messi, capitán del F.C. Barcelona, por agredir a Asier Villalibre, delantero del Athletic Club de Bilbao, durante la final de la Supercopa de España que se celebró el pasado 17 de enero.

Esa acción se produjo poco antes de terminar el encuentro que venció el equipo bilbaíno por 3-2.

Messi lanzó un derechazo a la cabeza de Asier Villalibre, quien enseguida cayó. El árbitro de ese partido, Jesús Gil Manzano, indicó en el acta que Messi golpeó a su rival con el brazo «haciendo uso de fuerza excesiva estando el balón en juego, pero no a distancia de ser jugado».

El Comité de Competición de la RFEF determinó que la acción se produjo «de manera violenta con ocasión del juego o como consecuencia directa de algún lance del mismo», una infracción que acarrea un castigo de uno a tres partidos.

De haberse considerado que cometió una agresión, al astro argentino le habrían aplicado el artículo 98 del Código Disciplinario, que estipula un castigo de cuatro a 12 partidos.

Así, Leo Messi no podrá disputar el partido de Copa del Rey que el F.C. Barcelona jugará este jueves en el estadio de la U.E. Cornellà ni el siguiente encuentro de Liga, cuando su equipo recibirá al Elche C.F. el próximo 24 de enero.

Impactos: 11

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.