Ingrid Betancur: No ha habido humildad de las Farc; en la guerra es muy fácil justificar abusos y desmanes.

La excandidata presidencial Ingrid Betancur reapareció este lunes en público para hacer una reflexión ética y política sobre el secuestro ante la Comisión de la Verdad, en la cual se refirió a los «carceleros» que tuvo durante seis años, cuatro meses y nueve días y su renuencia a reconocer sus atrocidades: “No ha habido humildad por parte de Farc, tampoco el reconocimiento sobre sus acciones», sentenció.


“Cuando hay guerra es muy fácil justificar los abusos y los desmanes. La guerra es un excelente instrumento de impunidad para los corruptos, porque les permite esconderse de cortinas de humo y supuestas vendettas políticas”, advirtió en su comparecencia virtual la exsecuestrada de las Farc.

Advirtió que “en Colombia tenemos algo y es culpabilizar a las víctimas, porque una víctima siempre es incómoda para alguien. Entonces no solamente se disculpa al responsable sino que se le quita la inocencia a la víctima que es finalmente el único capital que uno tiene moralmente para poder llevar la cruz”.

Ingrid Betancur sostuvo que “el secuestro es un asesinato. La persona que es secuestrada muere lentamente durante el tiempo del secuestro. La persona que es liberada es una persona distinta, la otra se queda en el lugar del secuestro”.

También afirmó: “El secuestro no tiene fecha de vencimiento, se vuelve una realidad genética».

Y se refirió a los integrantes de las Farc que estuvieron a su alrededor durante el penoso y prolongado secuestro en las selvas colombianas:

“Muchos de los muchachos me pedían perdón por lo que estaba sucediendo. La conciencia los mortificaba tanto, que trataban de no mirarme. Pero también hubo todo lo contrario, indicó.

“La guerra es la masacre de muchas personas que no se conocen, a favor de personas que sí se conocen y no se masacran”, reflexionó.

De otro lado, Ingrid Betancur se declaró convencida de que la paz avanza con un marco institucional. La mentira es un arma de guerra, por eso la importancia de Comisión de la Verdad

“Una vez se hace la Paz, cada uno toma su posición y su nombre. No es la guerra la que genera la corrupción, sino la corrupción la que necesita de la guerra para sus fines», puntualizó.

“Una vez se da el proceso de Paz, se nos entrega a nosotros como ciudadanos la posibilidad de salir de esa polarización y yo creo que ese es el gran reto que tenemos todos nosotros”, añadió.

“Yo soy creyente. En el fondo de mi alma sí pienso que cada uno de nosotros podemos cambiar, que podemos rectificar en nuestro vector de vida, ver donde nos hemos equivocado y donde tenemos que cambiar el cauce”:

A su turno, el presidente de la Comisión de la Verdad, padre Francisco de Roux, sostuvo que cree que hay disposición de las Farc, pero advirtió que le falta «grandeza» para ir más allá y reconocer sus atrocidades durante el conflicto armado de 60 años.

“Creemos que hay disposición de Farc, pero ¿por qué no se da un paso más allá, uno de grandeza, para ir más allá y reconocer hasta dónde se llegó?”, interrogó de De Roux.

Además se refirió a la corrupción y sostuvo que «es un problema ético, es una pasión, que llega hasta destruir la dignidad y eso también pasa al interior de las instituciones”.

La víspera el presidente de la Comisión de la Verdad intervino en el acto de perdón y reconciliación organizado por la alcaldesa Claudia López en la Plaza de Bolivar por las muertes de 10 personas y los desmanes durante las jornadas de protesta del jueves y viernes por la muerte del abogado Javier Ordoñez, a manos de la Policía.

“Que nos queda, sino acudir a la grandeza humana para atender su indignación y que nos replica los de 60 años que hemos vivido en conflicto armado”, aseguró De Roux.

“Es un momento difícil, no es fácil una llamada a la reconciliación, ni recuperar en esa dignidad humana, y tampoco cuando debemos perdonar lo imperdonable», dijo el dirigente de la Comisión de la Verdad, quien de antemano acuñó la siguiente frase:

“Si hiciéramos un minuto de silencio por cada una de las víctimas del conflicto armado, el país tendría que estar en silencio durante 17 años”.

No obstante observó que «debemos estar dispuestos a reconciliarnos, a tener la grandeza para la verdad con toda claridad, a reconocer lo que pasó , para un futuro para Bogotá”.

“Si no hay reconciliación, no hay futuro. Se hizo el Estado y sus instrucciones para proteger todas y cada una de las vidas, esa es su razón de ser”

Impactos: 6

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.