Hermanitos perdieron el año por no tener computador ni internet.

Una pareja de hermanitos están muy tristes luego de recibir la noticia de que reprobaron tercero de primaria en Bogotá.

Según ellos, hicieron todo lo que estuvo a su alcance para cumplir con los deberes, pero tuvieron un gran problema: no contaban con computador ni con internet.

La imposibilidad para ver las clases virtuales y enviar algunas tareas hizo que sus profesores decidieran que no eran merecedores de aprobar el curso.

En medio de la precariedad, los pequeños trataron de cumplir aunque las fotocopias con las que aprendían las lecciones siempre llegaban borrosas.

En la casa, ni siquiera tenían un espacio adecuado para estudiar y les tocaba turnarse una mesa de madera. “Hasta hoy no sé cómo es una clase virtual”, dice la niña.

Su tristeza es aún mayor porque nunca habían reprobado una materia en su etapa escolar. De acuerdo con el presidente de la Confederación Nacional de Padres, Carlos Ballesteros, cerca del 10% de la población escolar colombiana perderá el año.

Para el subsecretario de Calidad de la Secretaría de Educación de Bogotá, Mauricio Castillo, los procesos escolares deben asumirse con máximo cuidado.

“La reprobación, la repitencia, son temas muy álgidos que hay que entender en el proceso educativo”, indicó Castillo.

Impactos: 9

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.