Habitantes de la zona rural de Ricaurte cierran fronteras para proteger su salud.

Ante los últimos casos de contagios de COVID-19 confirmados en los municipios de Girardot y Melgar, habitantes del municipio de Ricaurte, Cundinamarca, vecino de estas dos poblaciones, han decidido tomar acciones contundentes para salvaguardar su salud.

Contando con sus propios recursos, las familias residentes en la vereda El Paso, de esta población, elaboraron un portón en guadua que fue instalado en la vía de ingreso a la vereda, esto con el fin de evitar que personas no residentes en el sector, ingresen de manera irresponsable violando la cuarentena nacional y las medidas de aislamiento social obligatorio.

De este modo, la comunidad busca hacer frente a los posibles contagios de esta enfermedad, teniendo en cuenta que en la población no existe ningún caso confirmado, pero que la zona es apetecida por los turistas para hacer uso de los balnearios que están ubicados allí.

Impactos: 24

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.