Día Mundial del Riñón: Minsalud promueve estilos de vida saludable para proteger la salud renal.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial del Riñón, el Ministerio de Salud y Protección Social insta a los diferentes actores del sector salud a generar acciones que incentiven el cuidado y mitigación de la enfermedad renal crónica (ERC).

«Esta enfermedad no tiene cura, y en el país existen aproximadamente 926.000 personas con esta condición en distintos grados de severidad, de las cuales 7.734 tuvieron trasplante renal. El tratamiento en general consiste en medidas para ayudar a controlar los síntomas, reducir las complicaciones y retrasar su progresión», explicó Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades No Transmisibles, añadiendo que el autocuidado es una es las formas más sencillas para reducir y mitigar la enfermedad renal.

Es de tener en cuenta que la ERC se asocia con una disminución de la función renal, la cual puede estar relacionada con la edad y se encuentra acelerada en la hipertensión, diabetes, obesidad y trastornos renales primarios.

Prevención de la enfermedad

Mantenerse físicamente activo, con un mínimo de 30 minutos diarios de actividades de intensidad moderada (caminatas, danza, natación o ciclismo), pueden reducir en un 40% el riesgo de desarrollar diabetes y otras enfermedades, como la enfermedad renal crónica.

La población debe tener en cuenta que la grasa en las comidas endurece las arterias, agota el corazón y promueve el acúmulo de azúcares en forma de grasa. Por lo que una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras y ensaladas, exenta de grasas saturadas, con muy poco aporte diario de sal y disminución de consumo de azúcares, es la recomendación para aumentar la salud y bienestar.

Reconocer también que el tabaco y el consumo de alcohol puede incrementar los problemas renales y además incide sobre la hipertensión arterial, por lo que es importante abandonar su consumo.

La ERC y el covid-19

«En momentos de pandemia por SARS-CoV-2/COVID-19, la ERC es una comorbilidad asociada a mayor riesgo de mortalidad, especialmente en mayores de 65 años, por tanto, las medidas de bioseguridad para evitar la exposición al coronavirus en estos pacientes deben ser aplicadas de manera rigurosa antes, durante y después de la prestación de los servicios de salud», aclaró Bautista.

El Ministerio de Salud y Protección Social, ha expedido distintas directrices con la finalidad de mantener la atención de esta población durante la pandemia, recomendándose la aplicación de distintas modalidades de atención como la teleconsulta, la teleorientación, telemedicina, toma de muestras a domicilio, entrega domiciliaria de medicamentos y la atención en los servicios especializados siguiendo las recomendaciones dadas por las sociedades científicas.

Frente a los cuidados de la enfermedad renal crónica (ECR), la funcionaria advirtió que «la prevención de la enfermedad renal es evitar las causas conocidas como la diabetes y la hipertensión arterial, por lo tanto, un buen control de la glucemia y de las cifras tensionales es fundamental, asimismo, el tratamiento adecuado de enfermedades que afecten al riñón puede evitar la progresión hacia una ERC. Evitar el abuso de fármacos nefrotóxicos, entre los que se encuentran los antinflamatorios no esteroideos también es conveniente».

Desde el Gobierno Nacional se han expedido diversas directrices las cuales están enfocadas en promover y mantener hábitos de vida saludable, alcanzar una cobertura mayor para la detección temprana de la ERC y control de enfermedades precursoras, esto a través de la implementación de la Ruta de Promoción y Mantenimiento de la Salud, la Ruta Integral de Atención para la Hipertensión Arterial y la Diabetes Mellitus, entre otras estrategias, y que está a cargo principalmente de las EPS, su red de prestadores de salud y las Entidades Territoriales.

Finalmente, por lo anterior, se hace necesario llamar a todos los actores del sistema de salud a que apoyen la implementación de las herramientas dispuestas por el Ministerio para evitar que la población en riesgo, progrese y llegue a la ERC; mediante las siguientes acciones:

-Los profesionales de la salud deben apoyar a sus pacientes a realizar cambios positivos para la salud, captar y controlar a los pacientes hipertensos y diabéticos.
-Las EPS e IPS deben implementar las rutas integrales de atención.
-Las entidades territoriales deben fortalecer la implementación de las acciones de gestión de la salud pública, educación e información en salud para la prevención de la ERC. Así como coordinar con las EPS e IPS para su identificación temprana y control de las patologías precursoras.

Impactos: 9

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.